espejos y botiquines de baño http://www.totmataro.cat/comprar-kamagra.html Inicio nosotros las facultades de medicina http://www.totmataro.cat/cialis-20mg-precio.html la canción de doctor y el río

Los límites del mundo

jesusademirmoralesrojas 8 marzo 2009 1

gh1559.jpg



En la novela corta, del extraordinario escritor norteamericano Edgar Allan Poe, titulada “La narración de Arthur Gordon Pym”, tenemos una muestra acerca de que, sólo quien se ha aventurado a lo más recóndito de la experiencia humana puede darnos testimonio de los límites del mundo. Pero para ello se debe tener la entereza espiritual que nos capacite recorrer las simas de la racionalidad, sin dejarse ir en ello, tal y como lo realizó Poe, tortuosamente.

Arthur Gordon Pym es un alter ego del escritor bostoniano, una imagen suya que muestra mucho de cómo le hubiera gustado ser y actuar en la realidad fáctica para enfrentar sus problemas. La literatura y el arte, maneras privilegiadas para pensarnos en la alteridad, también son realidades a experimentar, y para llevar a cabo esa exploración acerca de los alcances del universo.

En la trama de Arthur Gordon Pym un joven se embarca en una prodigiosa aventura marítima, que lo llevará a sufrir peripecias arriesgadas y hasta macabras, pero siempre fascinantes. Al final llegará a los bordes del planeta, en ciertas misteriosas regiones del polo Sur, y cuando parece que ya no puede tener una vivencia más, después de haber tenido tantas, surge una extraña aparición apenas comprensible, que rompe con toda la lógica de la historia, y que nos alude que el camino recorrido por Gordon Pym / Poe, no puede ir más allá, si no es en términos que superan la razón humana. Allende este límite, solo la poesía, los sueños o la locura pueden dar testimonio del enigma inmarcesible que nos contiene, y que permanece allí, contemplando la manera en que todas nuestras instauraciones y tentativas como seres existentes, al final siempre nos retornan a ese no fundamento que alude a una presencia indecible y escondida.

Dante fue otro de esos exploradores del ser, y en un episodio relatado acerca del último viaje de Ulises, en el Canto XXVI del Infierno, nos da una prefiguración de esta travesía que Poe también efectuó, y que otros muchos grandes artistas, científicos y pensadores han realizado a través de sus obras y su existencia interior.

Todos podemos aventurarnos, con estos guías extraordinarios, a conocer los límites del mundo, las fronteras de lo indecible, para intentar asomarnos más allá y comprobar que, quizá lo único que podríamos atisbar, sería nuestro propio ser pero de una manera absolutamente diferente a como podríamos haberla imaginado nunca: eso es el arte, y la existencia misma, tal vez solo una escala, en esta travesía desde y hacia los límites del mundo, que nunca dejamos de efectuar, con la primera y hasta la postrera luz que contemplamos en la vida.